Un senderista avanza con la Sierra de Ocejón de fondo en dirección a los pinares que rodean el embalse de El Vado
El sendero PR-GU-03 antes de adentrarse en los pinares de El Vado.
Imprimir
Jorge Cruz
Visto: 395

SENDERO (PR-GU-03) EL CAMINO DEL ARCIPRESTE DESDE TAMAJÓN.

CARTOGRAFÍA IGN
Huso: 30 / Banda: T
Hoja: 485 / Cuadrícula: 2
Hoja: 459 / Cuadrícula: 3

DESCARGAR TRACK (GPX)>>

Ver instrucciones para la descarga de Tracks en formato GPX>>

DESCARGAR TOPOGUÍA CON MAPA Y PERFIL (PDF)>>

AUNQUE TAMAJÓN NO ES ARQUITECTURA NEGRA, ES LA PUERTA DE ENTRADA A TODA LA RUTA DE LOS PUEBLOS NEGROS DE GUADALAJARA.

Junto a la fuente del pueblo se ubica el panel de inicio de ruta donde encontraremos el mapa con las indicaciones del PR-GU03 llamado Camino del Arcipreste pues tiene como destino un pequeño monolito levantado en recuerdo al Arcipreste de Hita que, según relata en El Libro del Buen Amor, terminó su viaje orando en el santuario de Nuestra Señora de El Vado, anegado tras la construcción de la presa de El Vado en 1954.

Según reza en la placa “Cerca de aquesta sierra ay un lugar onrrado, Muy santo y muy devoto, Santa María del Vado”.

EL SENDERO DISCURRE JUNTO A DENSOS PINARES EN DIRECCIÓN AL PANTANO DE EL VADO.

La salida de Tamajón se realiza por camino de herradura compartiendo la traza con el GR10 y GR60 en su cuarta etapa. Al poco, éstos continúan su rumbo y el PR-GU03 se bifurca hacia el suroeste rodeando la colina a la que las gentes del lugar llaman “El Lomo”. Durante un buen trecho la pista va elevando su perspectiva hasta alcanzar el depósito de agua del pueblo situado en el cordal del promontorio desde donde se contempla un interesante panorama: hacia el sur se divisa la cantera,
ahora abandonada, otrora febril centro de canteros, artesanos de los sillares de la presa de El Vado; hacia el noreste se dibuja Tamajón y, a poniente, el camino del senderista, un extenso bosque de pinos coronado por las cumbres de la Sierra de la Puebla.

Un caminante avanza por el camino serpenteante hacia el Vado y el hito al Arcipreste de Hita.
El camino serpentea entre pinos con el horizonte de la sierra de Ayllón.

Comienza entonces un suave y cómodo descenso, muy oportuno para compartir con otros caminantes la excitación del inmenso sentimiento de libertad que tan abrumador paisaje aporta. El carril serpentea sobre la antigua traza de las vagonetas que desde la cantera, trasladaban los mastodónticos sillares para la construcción del dique de la presa.

Poco a poco el camino va rodeando la colina adentrándose en un frondoso pinar hasta que un jalón desvía el camino hacia un cortafuegos, iniciándose una trepidante bajada en la que el senderista deberá poner los cinco sentidos para no resbalar. Desde lo alto, a la derecha, se divisa una bonita postal con la Casilla de la Vistosa en la colina en primer plano, el Gran Ocejón de fondo y el profundo azul del cielo como cierre.

Un caminante de adentra en un espeso bosque de pinos en el PR-GU-03
El PR-GU-03 a su paso por los pinares de El Vado



Se desciende hasta el fondo de la vaguada hasta encontrar la junta del Arroyo de la Virgen con el Arroyo de las Hoces que se atraviesa sin mayor problema. Un jalón, colocado junto a una torre de luz, indica la dirección hacia el canal artificial que forma parte de las infraestructuras de la propia presa de El Vado.

EL MONUMENTO AL ARCIPRESTE DE HITA SE ERIGE JUNTO AL PANTANO DE EL VADO.

Una pasarela salva la esclusa, abocando el camino hacia una pista que se reconocerá por su viejo asfalto lleno de baches que, poco antes de desembocar en la carretera que baja del pantano, ofrece la posibilidad de desviarse por otra pista de tierra dispuesta a la derecha del camino, y tras recorrer 500 metros, se llega al monolito del Arcipreste de Hita, situado junto al dique sur del pantano de El Vado.

Hito dedicado al Arcipreste de Hita en el pantano de El Vado
Cerca de aquesta sierra ay un lugar onrrado, Muy santo y muy devoto, Santa María del Vado

Para regresar a Tamajón el camino aprovecha durante medio kilómetro el trazado de la carretera comarcal con destino a Retiendas que ha sido reparada recientemente, y se desvía por una pista forestal que, a base de revueltas, conquista la Loma de la Virgen. Antes de comenzar es recomendable aligerar la vestimenta pues es un trecho en el que se vence un considerable desnivel.

Un caminante se adentra en el pinar de regreso a Tamajón por el PR-GU-03
El sendero asciende por el pinar hacia Tamajón

A TRAVÉS DE UNA CENTENARIA DEHESA DE ENCINAS SE REGRESA HASTA TAMAJÓN.

Ya en el páramo, poco a poco, hacia levante, el camino recorre un suave perfil de colinas a través de un monte adehesado de encinas y carrascas en el que el caminante, con la silueta de Tamajón dibujándose en el horizonte, apresurará el paso,
no sin antes hincharse del embriagador aroma de cantuesos, romeros y aliagas que le acompañarán hasta la misma entrada del pueblo.