Vista de Roblelacasa desde los robledales circundantes
Vista de Roblelacasa desde los robledales circundantes
Arquitectura Negra
Imprimir

Bien podría definirse esta pequeña aldea como el pueblo “construido al revés” y, sin embargo, sin ninguna duda, constituye uno de los ejemplos más bellos y singulares de la arquitectura negra, visita obligada en la ruta de los Pueblos Negros de Guadalajara.

Roblelacasa, la arquitectura negra construida "al revés".

Pero ¿por qué decimos que es un pueblo construido al revés?
Lo primero que llama la atención cuando visitamos Roblelacasa es que la carretera asciende un hermoso barranco por el norte desde el que en ningún momento se divisa la población en su conjunto y cuando finalmente alcanzamos la población es como si llegásemos a la puerta de atrás del palacio; nos recibe el desvencijado edificio destinado en su día a la iglesia y que actualmente se encuentra en ruinas y algunas pequeñas casas de pizarra diseminadas.

Por otra parte, en Roblelacasa se vuelve a repetir un patrón muy característico de esta fascinante arquitectura negra popular que es que las calles no son el eje que vertebra el urbanismo de las poblaciones sino el resultado del agrupamiento caótico de las viviendas y edificios destinados a los animales y huertos, conformándose un conjunto urbanístico de una inusitada belleza anárquica y asimétrica, casi un laberinto de calles y callejones por los que, a duras penas, puede discurrir el tráfico rodado, limitado en la actualidad exclusivamente a los vehículos de sus habitantes, justo "al revés" que casi cualquier pueblo convencional.

Roblelacasa desde el PR-GU-02 con el Pico Ocejón de fondo
Las primeras nieves del otoño en Ocejón vistas desde Roblelacasa

 

Roblelacasa se encuentra en un esperanzador proceso de restauración con el patrón de la Arquitectura Negra.

En el casco antiguo de Roblelacasa, actualmente en un esperanzador buen estado de restauración, encontrarás un conjunto muy homogéneo de edificios de pizarra casi siempre adosados unos contra otros que definen el fuerte carácter rural de esta comarca de la arquitectura negra de Guadalajara reflejo de una economía humilde y autárquica donde todos los pobladores disponían de construcciones anejas, denominados casillos o incluidas dentro de la propia vivienda donde alojaban los animales que constituían la base de su sustento vital como los mulos para el tiro del arado romano,  los cerdos y gallinas, fuente principal de proteínas y las cabras y ovejas.


Constructivamente en Roblelacasa encontrarás el mismo patrón característico de este valle central de la comarca de la Arquitectura Negra con el empleo masivo y homogéneo de los mismos materiales como son la pizarra y la madera. Las cubiertas y la mampostería de los muros están realizadas a base de lajas de pizarra extraídas de las canteras más próximas a esta población; utilizándose las más gruesas para la construcción de los muros y las más finas y de mayor tamaño para las cubiertas, solapándose unas con otras gracias al empleo de adobe (mortero de barro y paja).

la aldea de Roblelacasa desde los robledales circundantes
Los bosques de roble enmarcan una preciosa postal de Roblelacasa

Como en todos las aldeas de la Ruta de los Pueblos Negros, en Roblelacasa no faltará el juego de bolos.

No faltará, como en el resto de las aldeas de esta sierra del Ocejón, el juego de bolos, deporte “nacional” de esta comarca.

Para descubrir toda la belleza de Roblelacasa, por un lado, debes adentrarte entre sus callejuelas y recorrer hacia el sur todos sus rincones rebosantes de encanto y, por otro, tendrás que poner distancia entre tí y el pueblo caminando hacia el sur por el sendero señalizado como PR-GU-02, marcado con los colores blanco y amarillo donde descubrirás la verdadera estampa precisa de Roblelacasa. Este sendero sale de la parte alta del pueblo, por donde se entra al mismo y es muy fácil encontrarlo.

Así que, carga la batería de tu cámara porque no pararás de capturar espectaculares instantáneas.

Desde Roblelacasa no te puedes perder:

Cascadas del Aljibe
Camino de Matallana PR-GU-02
El Barranco de El Jarama PR-GU-04

Vista de Roblelacasa y Ocejón en otoño
En Otoño, la vista de Roblelacasa desde el oeste es sublime